Home > ✔️ Cómo lo hago > Cómo aumentar los FPS en los juegos
✔️ Cómo lo hago

Cómo aumentar los FPS en los juegos

Cómo aumentar los FPS en los juegos
Cómpartelo:

¿Quieres que tus juegos de PC funcionen más rápido y con mayor fluidez sin gastar un céntimo? Prueba estos consejos para aumentar la velocidad de fotogramas de los juegos antes de gastar en una nueva tarjeta gráfica.

A diferencia de las consolas, donde los desarrolladores optimizan sus juegos para un hardware específico, los PC tienen todo tipo de formas y tamaños. Algunos cuentan con un chip gráfico integrado en la CPU principal, mientras que otros tienen tarjetas gráficas PCI Express ultrarrápidas.

Sea cual sea tu configuración, es posible sacar más fps (fotogramas por segundo) a tu PC. Por supuesto, si acabas de comprar el último shooter, MMO o juego de carreras y descubres que es completamente injugable incluso después de probar todos estos trucos, puede que necesites actualizar tus componentes o invertir en un hardware mejor.

La tarjeta gráfica es el primer lugar por el que hay que empezar, y puedes encontrar consejos para la compra de tarjetas gráficas, así como nuestros consejos para instalar una nueva tarjeta gráfica. También puedes mejorar los fps si instalas un procesador más rápido o más memoria RAM.

Pero antes de coger la cartera, aquí tienes lo que puedes hacer para aumentar los FPS sin gastar un solo céntimo en nuevo hardware.

Descarga los últimos controladores para tu tarjeta gráfica

Utilizar controladores antiguos no es una buena idea si quieres obtener el mejor rendimiento, pero un número sorprendente de personas no se actualiza a las últimas versiones. Hoy en día es mucho más fácil (al menos con ciertas marcas), ya que las notificaciones emergentes te indican cuándo hay un nuevo controlador disponible.

En primer lugar, averigua qué tarjeta gráfica tienes, y comprueba también qué versión de Windows está ejecutando tu PC. Dirígete al Administrador de dispositivos en el Panel de control y haz clic en Adaptadores de pantalla. Verás el nombre de tu tarjeta gráfica.

Para conocer la versión concreta de Windows, haz clic con el botón derecho del ratón en Mi PC y elige Propiedades (o haz clic en Sistema en el Panel de Control). Esto te dirá si tienes el de 32 o el de 64 bits, así como la versión exacta de Windows que tienes instalada.

A continuación, dirígete al sitio web correspondiente para obtener los últimos controladores. Se trata de Intel, Nvidia o AMD. No vayas al sitio del fabricante de la tarjeta, como Asus, MSI, Gigabyte o Sapphire. Asegúrate de elegir el modelo correcto de tarjeta y el sistema operativo adecuado.

Una vez descargados, instala los controladores y reinicia tu PC si es necesario. Dependiendo del juego, puedes obtener hasta un 30% más de rendimiento con sólo actualizar los controladores.

Del mismo modo, comprueba si hay una actualización del propio juego. Si lo has comprado a través de Steam, debería actualizarse automáticamente. Si no, comprueba el cliente de juego que utilizaste para instalarlo o el sitio web del desarrollador.

Por último, asegúrate de que Windows está totalmente actualizado. A no ser que hayas optado por desactivar la función, las actualizaciones deberían instalarse automáticamente. Si no es así, busca Windows Update en el menú de Inicio (o en la pantalla de Inicio si todavía tienes Windows 8).

Optimiza la configuración del juego

Actualizar los controladores sólo te llevará hasta cierto punto. Las mayores ganancias de fotogramas por segundo se obtienen ajustando y comprometiendo la configuración de los gráficos.

Lo ideal es ejecutar el juego a la resolución nativa del monitor. En la mayoría de los PCs y portátiles, esa resolución es de 1920×1080, o incluso superior. Para averiguar la resolución de tu monitor, haz clic con el botón derecho del ratón en el escritorio de Windows 7, 8 o 10 y haz clic en «Resolución de pantalla». En versiones anteriores, haz clic en «Propiedades».

La resolución más alta seleccionable debería indicarte la resolución nativa, y debería decir «recomendada». También puedes buscar en Google la marca y el modelo de tu monitor si aún no estás seguro.

Bajar la resolución debería darte más fotogramas por segundo, pero no ajustes la resolución aquí. En su lugar, carga el juego que hayas elegido y busca los ajustes gráficos. Aquí puedes cambiar la resolución y muchos otros ajustes.

El antialiasing es uno de los ajustes que hay que tener en cuenta; el AA suaviza las líneas irregulares, pero conlleva una fuerte penalización del rendimiento. Normalmente verás un control deslizante, pero puede ser sólo un número, como 2x, 4x 8x, etc.

En primer lugar, prueba a desactivar el AA por completo y comprueba cómo se desarrolla el juego. Si es lo suficientemente rápido, puedes volver a activar el AA en la configuración más baja y aumentarla progresivamente hasta que encuentres el mejor equilibrio entre calidad y rendimiento.

Improve fps - game settings

Lo mismo ocurre con la mayoría de los ajustes gráficos, incluida la distancia de dibujado y, sobre todo, las sombras. Los efectos de iluminación, incluidas las sombras, tienden a ser verdaderos drenajes de rendimiento, así que si puedes vivir con los efectos básicos, puedes marcar la diferencia entre que un juego sea injugable o jugable.

Esencialmente, es un proceso de prueba y error. A menos que los controladores de tu tarjeta gráfica puedan optimizar la configuración de cada juego para que funcione bien con el hardware disponible. Por ejemplo, la tarjeta Nvidia de nuestro PC de prueba tiene controladores que pueden hacer precisamente eso.

Comprueba y compara el rendimiento

Si tu juego tiene una lectura de FPS (tendrás que activarla en algún lugar de las opciones, o instalar una utilidad de terceros como FRAPS), podrás ver a qué velocidad se está ejecutando. La cifra mínima (de media) que quieres es de 30 fotogramas por segundo, aunque muchos jugadores se esfuerzan por alcanzar los 60fps o incluso más cuando están equipados con un monitor de 144Hz.

Los fps variarán en función de lo que ocurra en la pantalla. Cuando hay mucha acción, pueden bajar considerablemente, así que busca una configuración gráfica en la que el juego funcione de forma aceptable cuando eso ocurra.

Overclockea tu hardware

Esto no es algo que recomendemos a todo el mundo, pero si sabes lo que estás haciendo y comprendes que existe el riesgo de romper tu tarjeta gráfica, tu CPU y tu memoria RAM, puedes ejecutarlas más rápido. Esto debería darte unos cuantos fps extra.

Tu primer puerto de escala debería ser la tarjeta gráfica, ya que es la que tiene el impacto más directo en los fps. Es posible que encuentres una opción para overclockear la GPU en el propio controlador (lanza la interfaz desde el icono correspondiente en el área de notificaciones de Windows). También es posible que tengas que buscar un software de terceros.

El overclocking de la CPU y la RAM es más fácil, ya que deberías encontrar los ajustes en la BIOS de tu PC. Sólo tienes que reiniciar, pulsar Supr (o cualquier tecla que te lleve a la BIOS) y buscar los ajustes de rendimiento.

Usa un software de optimización

Muchos programas se ejecutan en segundo plano en Windows, y consumen recursos como la memoria y el tiempo de la CPU. Puedes utilizar las utilidades de optimización del PC para asegurarte de que no se ejecutan procesos superfluos que puedan afectar al rendimiento del juego. También puedes borrar los archivos temporales y desfragmentar el disco duro (aunque no lo hagas en un SSD).

Windows incluye algunas herramientas de optimización, pero también puedes probar Razer Cortex, que hace gran parte del trabajo duro por ti, y es compatible con Windows 7, 8 y 10.

Si tienes Windows 10, debes asegurarte de instalar la Creators Update, lanzada en abril de 2017. Esta incluye la función Modo Juego, que prioriza los recursos de tu ordenador en cualquier juego que estés jugando, delegando las tareas de fondo a núcleos específicos de la CPU para mejorar el rendimiento general.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cómpartelo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.